En la Plaza Yehuda Ha Levi existe un bello rincón, antiguas paredes de convento, que está bastante deteriorado y que convendría rehabilitar